PlayStation Now: Play Station y la realidad en 610 gramos

Pienso, a veces, que en algún punto del futuro lo único que verán nuestros ojos serán imágenes coloridas e iridiscentes y que lo único que tocarán nuestras manos serán pixeles. La realidad virtual ya está aquí. La tecnología avanza a pasos de gigante. Recuerdo cuando era niño y veía los Power Rangers y soñaba con tener un reloj pulsera por el cual me pudiera comunicar con mis amigos de forma audiovisual; para esto ya existe el iWhatch y otros dispositivos. Recuerdo, también, que deseaba fuertemente tener una participación más activa en los videojuegos: ser una Tortuga Ninja en ese memorable juego para el Nintendo Nes, o ver con los ojos de Mario Bros esos asombrosos mundos a través de los que viajaba. Hoy esto también es una realidad… virtual.

Soy un fanático de los videojuegos y no lo voy a ocultar, y si me puedo sentir que estoy dentro de él no voy a dejar de ser feliz. Mi consola favorita ha sido desde siempre el Play Station, entonces hoy les hablaré sobre un gadget que Sony lanzó en octubre del año que pasó: el Play Station Vr. No había querido escribir sobre este hasta no dejar pasar unos meses, para dejarme sorprender con las novedades que tuvieran para los gamers en el primer semestre de su lanzamiento.

Antes de que estas gafas de realidad virtual de Sony salieran al mercado, ya muchos habíamos tenido la oportunidad de probar otras como las Oculus (que funcionan con Microsoft Windows, OS, y Linux) y las HTC Vive, de manera que las Play Station Vr llegaron cuando ya teníamos con qué compararlas. Existen muchas opiniones al respecto, pero las discusiones que he escuchado o leído son iguales que cuando se debate por saber si es mejor XBox PS, si es mejor iOS que Android, si es mejor el Barcelona que el Real Madrid. Lo que yo pienso sobre la realidad realidad virtual de PS en comparación a las otras marcas (al igual que lo pienso en los ejemplos que mencioné anteriormente) es que es una cuestión que va en función de gustos, sin necesidad de dar tantas vueltas al asunto.

Primero les hablaré de su diseño, al cual, tildo de “minimalista” comparándolo con los otros modelos de gafas de realidad virtual. Las Oculus y las HTC Vive son más bien toscas, con un diseño atractivo, sí, pero hasta cierto punto representan una carga. Las Play Station VR son sencillas y hasta elegantes. Lo que podría llegar a extrañar es que su estructura es por completo de plástico, así como la diadema que sobre sale por el frente. Estas características fueron diseñadas con la finalidad de brindar una mayor comodidad al usuario a la hora del juego, para que los 610 gramos que pesa este gadget no sea cansado ni incómodo para el usuario y que pueda pasar horas con las gafas puestas hasta olvidarse de que estas estaban sobre su cabeza. Algo que en lo personal me pareció “de lujo”, es que el plástico negro que va sobre la sien tiene el espacio suficiente como para usar gafas de aumento al momento (si como yo te vuelves completamente inútil cuando te las quitas, sabrás apreciar este detalle). El factor del diseño también influye en el precio, que es más “accesible” que los otros dos dispósitivos; en línea las PSVR se encuentran entre los 700 y 800 dólares.

Lo que para algunos a dejado un poco que desear es la calidad de la imagen. No es mentira que las Oculus y las HTC Vive cuentan con una mayor resolución. Con las PSVR, a nivel gráfico, te sentirás como si estuvieras jugando algunos juegos del PS2, pero bueno, las otras gafas no se encuentran muy lejos de este problema. En seguida les comparto un video de prueba Farpoint, así, si aún no tienen la oportunidad de conocer con sus porpios ojos la realidad virtual de Sony se darán una idea muy fiel de lo que estoy hablando.

Su instalación es un tanto aparatosa, pues son muchos cables los que se tienen que conectar. Si llegas a adquirir las gafas, lo primero que te llamará la atención será esto, ¿qué esperabas, que bastaba con sacarlas de la caja y empezar una nueva experiencia de juego? Pues no. Y a todo esto se tiene que sumar la cámara (que, por cierto, no viene incluida en el paquete, lo que es bastante penoso para nuestros bolsillos ya que es indispensable para poder hacer uso de las gafas). Además, es necesario un enchufe de corriente extra, ahí conectarás la unidad de procesamiento, el cerebro de todo esto, y el cable HDMI que iba de tu consola a la televisión, ahora tendrá que ir conectada a la unidad de procesamiento y esta va enchufada  a la tele. Después de toda esta operación homérica, toca hacer el espacio necesario en la sala o habitación en la que piensas llevar tu experiencia de juego al nivel de la realidad. Es indispensable un área de juego determinada que tiene que estar completamente despejada. La cámara solamente abarca tres metros, lo que hace que el área de juego sea bastante reducida (si se compara con la que pueden alcanzar las HTC Vive, por ejemplo); pero no te preocupes tanto por esto, la mayoría de los juegos los jugarás sentado desde la comodidad de tu sofá, solo te lo menciono para que lo tomes en cuenta.

Por último les quiero hablar de los juegos. A la fecha son pocos y limitados los títulos que han salido al mercado para esta forma de juego, entre otros se encuentran el AllumetteBatman ArkhamChronosEdge of nowhereFruit ninja. Y así como es limitado el número de juegos, es limitada la experiencia de juego. Es posible que pases un par de horas explorándolos hasta que se te pase la novedad de las gafas de realidad virtual, pero hay que darle un poco más de tiempo a Play Station, hasta la fecha nunca me han decepcionado, lo que pienso es que en ocasiones se apresuran para seguir el paso a la competencia, por lo que lanzan productos con ciertas limitantes, pero al final, siempre terminan por superarlos.

Leave a Reply